He de reconocer que la primera vez que escuche un cuenco me quede como hipnotizado, este instrumento capto toda mi atención y me lleno de calma. Al tiempo adquirí uno y os digo que lo toco casi cada día como calentamiento antes de mi meditación, ya que me prepara para ese momento con calma, sutileza y armonía. Antes de tener el cuenco solía dormirme en mis meditaciones, ahora me mantengo consciente y relajado. Para mi todo un descubrimiento que se ha convertido en un instrumento más, al igual que mis zapatillas de correr, el ordenador que me permite desarrollar mi trabajo, en definitiva, que me acerca a mis objetivos y me hace sentir fenomenal. Os dejo con una breve descripción de los cuencos tibetanos y sus diversas funciones. 

Cuenco Tibetano Artesanal

Cuenco Tibetano Artesanal

Desde hace siglos, los lamas y magos del Tíbet fabrican y utilizan unos cuencos metálicos especiales para inducir estados mentales de profundo bienestar, relajación y meditación, así como para tratar determinadas dolencias del cuerpo y de la mente.
Para conseguir los efectos deseados, los monjes del Techo del Mundo los golpean y frotan con una baqueta de madera parecida al clásico almirez del mortero. Manejados con maestría y según unos ritos antiquísimos, los cuencos producen una gama de sonidos armónicos o sobretonos -un sonido fundamental del que se desprenden otros más agudos que guardan una relación armónica entre sí- que inunda la habitación durante tiempo. Los sonidos varían en función de cómo se maneje la baqueta y de la forma, el espesor y la composición metálica del recipiente.

Meditación, Armonía, Equilibrio, Calma, Terapia Musical

Meditación, Armonía, Equilibrio, Calma, Terapia Musical, Reducir El Estrés

Fabricados artesanalmente, los cuencos tibetanos, también llamados cantores, se fraguan casi siempre a partir de la aleación de siete metales, cada uno de los cuales simboliza un planeta: oro (Sol), plata (Luna), mercurio (Mercurio), hierro (Marte), plomo (Saturno), estaño (Júpiter) y cobre (Venus).

Desde hace unas décadas, estos cuencos, así como las llamadas campanas tibetanas, se utilizan en medicina alternativa con unos fundamentos pseudocientíficos para reducir el estrés, equilibrar los denominados chakras -centros vitales del organismo-, aumentar la energía corporal, alcanzar una sensación de bienestar físico y mental, y combatir ciertas enfermedades.

Espero que os haya gustado este Post y que tengáis un feliz día. Os dejo con un video de cuencos.

4 Comments

  1. Nosotros también es genial

  2. Mi cuñado imparte cursos , yo no lo he probado todavía

  3. es dificilisimo tocarlo¡¡¡¡¡ mi consuegra tiene uno y lo pobre el año pasado pero claro la cabra tira al monte y si le quieres meter chicha el propio cuenco te acaba escupiendo la mano fuera, es la caña¡¡¡¡ 😉 , yo soy mas de tambores jejejeje

  4. Yo probé bastantes cuencos hasta que me decidí con uno en base a como me sentí con el y lo que me inspiraba. La amable mujer que me atendió con mucha paciencia y dedicación me dijo que yo solo iba a aprender a tocar mi cuenco a base de practicar. Esa era su versión. Yo de momento estoy encantado practicando y sin prisa. Me hace sentir bien que al final es lo importante. Os animo a probar. Gracias por los comentarios

Deja un comentario

Unete desde las Redes Sociales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *