El ser humano en su generalidad tiende a acomodarse rapidamente, a dejarse llevar y no siempre por el buen camino. Vivimos en un la era de la información, la comunicación lo mueve todo, la "política", el movimiento de masas, la economía, la política y es muy fácil dejarse llevar o influir por mareas tóxicas fundamentadas en criticas o juicios otros. Realmente parece que el mundo solo gira entorno a eso.

El ser humano en su generalidad tiende a acomodarse rapidamente, a dejarse llevar y no siempre por el buen camino.

Vivimos en un la era de la información, la comunicación lo mueve todo, la “política”, el movimiento de masas, la economía, la política y es muy fácil dejarse llevar o influir por mareas tóxicas fundamentadas en criticas o juicios de otras personas. Realmente parece que el mundo solo gira entorno a eso.

Yo no voy a entrar en nada de esto ya que nada tengo que decir o hacer contra ese monstruo que succiona energía y que cada vez  se va insertando más en nuestros genes.

La competitividad es algo que destruye nuestro poder como grupo en la sociedad, si desde que nacemos nos tienen que ayudar a sobrevivir dándonos de comer y cuidándonos y cuando crecemos resulta que nos han educado para ser mejores que los demás, para llegar más lejos que el otro, o para enriquecernos a cualquier precio.

  • ¿Cuántas veces ha escuchado aquello de ‘ni lo intentes: es imposible’?
  • El protagonista del post de hoy ha logrado cosas inimaginables
  • Ha logrado títulos, marcas o simplemente la libertad, a pesar de que lo tenía todo en contra

Os voy a dejar con una persona que se llama Pablo, que tiene Sindrome de Down, y no es lo único que tiene porque inteligencia, humanidad y tesón son cualidades a resaltar en su persona. Tanto el como su madre son una fuente de inspiración para mi y quiero compartir con vosotros este vídeo en que nos cuenta un poco más sobre el.

Deja un comentario

Unete desde las Redes Sociales

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *